Pon una rueda en tu vida

Publicado en El Cuento de Saliary

Qué es eso de obligarse a querer, al “tener que” siempre estar queriendo; de escupirse y amar el escupitajo. Qué es eso de mirarse y resignar la mirada, perpetuar el presente, bajo el atardecer del otro. En mi mente eso no se llama querer.

Pausa a la necesidad de búsqueda de “el amor”, él ya nos encontrará solo, sin nuestro afán, sin apurar. Sin complicaciones.

No inventes la rueda, úsala.

12825-bks-072c-al-f4-nlw30_medLa vida fluye por sí sola, como el rodar de las olas.  Yo quiero salir de rutas, vivir copas de cava,  compartir la piel, momentos, risas.
Conocer todo aquello que no conozco,  y tan sólo una visión como la tuya me puede enseñar. Quiero refutar todo lo que dices y terminar follando mientras buscamos ponernos de acuerdo.

Llegar a  conclusiones no finitas, sin dar nada por sentado.
Porque en lo único que estaremos de acuerdo, es en que amamos el cómo se unen nuestros cuerpos, cómo compagina nuestra “irregularidad”.

Dejar el amor libre, tan libre, que ya se encargará él de ponernos en nuestro lugar: en la estrella que hace tiritar el universo.

Quiero con pasión el sol, amo con pasión la luna. Iría contra mi propia verdad si tuviese que renunciar a alguna.

Qué fácil es vivir. Qué fácil es dejarse ser, dejemos que el mundo sea fácil y amemos lo que el hoy nos trae.

Sencillo… amor propio, despedir gente tóxica.
Autoestima, paciencia con nuestro ser, predisposición a dejar que la vida nos encuentre: sonriendo; seguro que algo bueno se traerá entre manos.

Dejar que la rueda ruede.

© Saliary Röman

Origen: Pon una rueda en tu vida

Anuncios